Fobias Diagnóstico y Tratamiento.

Las fobias pueden ser definidas como situaciones de miedo intenso desproporcionadas a la intensidad de la amenaza real del estímulo que produce el temor.
El termino fobia significa temor, pánico y terror.
Corresponden a un temor excesivo y persistente, relacionado con un objeto o situación que objetivamente no sea fuente significativa de peligro.

Las Cuatro Características que permiten definir un temor concreto como Fobia, son:

• Es desproporcionado a la situación que lo crea.
• No tiene explicación.
• Se encuentra fuera del control voluntario.
• Conduce a la evitación de la situación temida.

Fobias a Estímulos Externos.
• Fobias a animales.
• Síndrome agorafóbico (calles, transportes).
• Fobias sociales (ruidos, visitas).
• A fenómenos de la naturaleza (tormentas, agua).

Causas de Las Fobias.
• Temperamento miedoso innato.
• Falta de socialización.
• Aversión aprendida.
• Experiencia desagradable.
• Combinaciones de estos factores.
• Existe la creencia de que la fobia ante un determinado estímulo siempre resulta de una experiencia desagradable vivida por el perro con relación a dicho estímulo.
• Aunque tal situación pueda ser cierta en algunos casos, en otros es precisamente la falta de contacto previo con un determinado estímulo, la responsable de la aparición de la fobia.
• En el mantenimiento de las fobias está involucrado el propietario al proporcionar protección con su presencia.
• Cese de la ansiedad con su presencia o al consolar con cariño.
• Suficientemente gratificante y le proporciona un refuerzo, en lugar de hacer frente a la situación temida.
• Por el contrario el castigo genera más miedo y ansiedad al incrementarse la excitación.

 

Modificación de la conducta:

En este caso la desensibilización se refiere a la exposición del estímulo que provoca la reacción de miedo en una dosis muy suave para que no desencadene la respuesta.
Poco a poco, los estímulos son incrementados de forma gradual evitando que el perro responda con miedo.
Los estímulos son repetidos tantas veces sin efecto alguno que al final se acaba acostumbrando a ellos.

Tratamiento:
• Identificar todos los estímulos que provocan miedo para determinar el foco de sensibilización y contracondicionamiento.
• Identificar el umbral de la respuesta miedosa: identificar la intensidad, cantidad o proximidad del estímulo que da lugar al miedo.
• Controlar el entorno del animal de compañía, y evitar exponerlo a los estímulos que le dan miedo.
• Controlar la respuesta de animal.
• Adiestramiento de obediencia o educación básica. Enseñar órdenes básicas.
• Enseñar órdenes sencillas.
• Contracondicionamiento utilizando esas órdenes aprendidas y recompensas muy motivantes.
• Evitar reforzar la conducta miedosa: no acariciar al animal ni intentar calmarlo con palabras. Simplemente hay que ignorarlo.
• Evitar los castigos.

El diagnóstico, interpretación, y aplicación de estas medidas deben ser dirigidas bajo la supervisión de un profesional, los objetivos recuperar la autoestima y seguridad del perro.

1613900_793191167429209_4281612433720139929_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *